¿Puede un asteroide chocar con la Tierra?

7985 En 2013 un bólido de unos veinte o treinta centímetros iluminó Santiago del Estero Argentina sin causar más que asombro. La NASA calcula que aproximadamente cada año cae un asteroide del tamaño de un automóvil que afortunadamente se desintegra en una vistosa bola de fuego sin causar mayores daños. Pero a veces los meteoros son mayores y si son peligrosos pueden causar estragos.

Pues sí de hecho miles de objetos colisionan con la Tierra regularmente. Se registran cerca de 40 lluvias de meteoros cada año como las Perseidas que ocurren entre julio y agosto. Estas suceden cuando nuestro planeta atraviesa el rastro del cometa Swift Tuttle y montones de trocitos de su cola la mayoría del tamaño de guijarros o granos de arena. Al atravesar nuestra atmósfera a doscientos mil kilómetros por hora se prenden y crean una hermosa lluvia de estrellas y meteoros más grandes.

En 2013 un bólido de unos veinte o treinta centímetros iluminó Santiago del Estero Argentina sin causar más que asombro. La NASA calcula que aproximadamente cada año cae un asteroide del tamaño de un automóvil que afortunadamente se desintegra en una vistosa bola de fuego sin causar mayores daños. Pero a veces los meteoros son mayores y si son peligrosos pueden causar estragos.

592 En 2013 un bólido de unos veinte o treinta centímetros iluminó Santiago del Estero Argentina sin causar más que asombro. La NASA calcula que aproximadamente cada año cae un asteroide del tamaño de un automóvil que afortunadamente se desintegra en una vistosa bola de fuego sin causar mayores daños. Pero a veces los meteoros son mayores y si son peligrosos pueden causar estragos.

Impactos famosos  de asteroide

Uno de los impactos más famosos ocurrió en Rusia en la región de Tunguska en 1908. La explosión derribó árboles en un área de 2.000 kilómetros cuadrados y llegó a derribar personas hasta a 400 kilómetros de distancia. Lo curioso es que nunca se encontró el objeto causante por eso se cree que estaba hecho de hielo y que posiblemente formó el que hoy es el lago checo.

En 2013 el bólido de Cheliábinsk llamó mucho la atención. Medía 17 metros y al hacer impacto causó daños en los vidrios y en los oídos de más de mil personas. Este asteroide formaba parte de la familia de asteroides Apolo. Los astrónomos han clasificado los asteroides en familias según su órbita. Los más cercanos son los Apolo los Atón y los Amor. Estas tres familias de asteroides conforman gran parte de lo que se conoce como NEA que son los objetos más cercanos a la Tierra y con posibilidades de impacto.

De los polos se estima que hay unos dos mil asteroides con un diámetro cercano a un kilómetro y unos 70 millones de tamaño similar al de una casa. El 2.689 también forma parte de la familia Apolo y es el asteroide que en este momento verano de 2019 nos preocupa más. Fue descubierto en 2006 por el equipo de Catalina Sky Survey en Arizona EE. UU. Su órbita oscila entre 1.2 y 0.9 unidades astronómicas lo que significa que puede interceptar la órbita de la Tierra y mide unos 30 metros de diámetro. Un impacto aunque no causaría el fin del mundo podría causar graves daños.

La probabilidad de un choque con un asteroide

Claro que de ninguna manera se puede comparar con los daños que causó el impacto de Chicxulub en Yucatán México en el que un asteroide de unos 10 kilómetros posiblemente causó la extinción de los dinosaurios. Afortunadamente por ahora no tenemos de qué preocuparnos ya que la probabilidad de impacto de un asteroide peligroso es muy baja. Según estimaciones de la NASA un impacto de asteroide con riesgo de causar daño local considerable sucede solo cada dos mil años y uno que realmente tenga impacto global de algún objeto que tenga más de dos kilómetros de diámetro ocurrirá cada dos millones de años.

Medidas para evitar el impacto de un asteroide

Si acaso detectáramos un asteroide que sin duda colisionaría con la Tierra hay medidas que podríamos tomar para evitarlo. Solo necesitaríamos disminuir su velocidad en una 10 y onésimo parte para evitar el impacto. Esto se podría lograr con una explosión o acercando al asteroide una masa suficientemente grande que mediante atracción gravitatoria desviaría su trayectoria o con el sistema de las abejas láser. Estas serían pequeñas naves espaciales que con su láser podrían calentar un lado del asteroide hasta que se desprendiera un pedazo. Este desprendimiento desviaría su trayectoria y se evitaría la colisión.

Si quieres conocer otros artículos relacionados con ¿Puede un asteroide chocar con la Tierra?, puedes visitar la categoría Astrología.

Te puede interesar:

Subir