¿Tinta o láser? Cómo elegir tu impresora ideal

Hace tiempo, aquellos que querían hacer copias de documentos importantes o materializar un archivo que tenían en formato digital, debían acercarse a locutorios telefónicos o a casas de tecnología que les hicieran el trabajo. En la actualidad, las impresoras y fotocopiadoras son una herramienta más dentro de nuestro hogar y les damos un uso diario; de esta manera, logramos abaratar costos y ahorrarnos viajes innecesarios.

Tanto a nivel laboral como doméstico, las impresoras son hoy instrumentos que no pueden faltar. Aunque la era digital parece avanzar a pasos agigantados, dejando al papel de lado, hay miles de industrias y empresas que aún se apoyan en este y el empleo de la impresora y fotocopiadora, en el día a día. Afortunadamente, existen varios tipos de estos dispositivos y algunos son más “eco-friendly” que otros a partir de la tecnología que usan.

comprar impresora láser es la solución

En relación con esta variedad de tecnologías, también los precios son igual de variados, ya que algunos materiales para el funcionamiento de una u otra impresora pueden ser muy diferentes en calidad y costos. Lo mejor es tener algunos conocimientos sobre estas diferencias, sobre todo si estamos por hacer nuestra primera compra de una impresora y vemos que hay tantas clases, que puede hasta marearnos.

La duda que primero suele surgir ante la compra de una nueva impresora es sobre la conveniencia de adquirir una que utiliza tinta o una que trabaja mediante la tecnología láser en Tóner. En tanto a los modelos o marcas, la cuestión no suele tener tanta importancia dentro del debate sobre qué clase de impresoras son mejores. Entender las diferencias básicas entre estos dispositivos es el primer paso a hacer una compra sabia.

Las ventajas y desventajas sobre las impresoras de tinta

venta de impresora de tinta o láser

Tal y como su nombre lo indica, estas impresoras usan tinta para imprimir diferentes documentos o fotografías. Las también conocidas como impresoras de inyección de tinta fueron las primeras en el mercado y llevan ya décadas de existencia. En la actualidad, la tinta impresora continúa siendo de las más vendidas gracias a su bajo precio, tanto del dispositivo en sí, como en los cartuchos o toners de tinta que lo carga.

Su funcionamiento es sencillo: las impresoras a chorro de tinta se encargan de inyectar diminutas gotas que pueden ser de color negro o de colores varios, los cuales se venden por separado. Ya sean negras o a color, la calidad de impresión suele ser satisfactoria, sobre todo si se configura correctamente desde una PC o notebook, y las imágenes pueden llegar a ser muy nítidas y atractivas.

Otro aspecto muy favorable de estas impresoras económicas es que no requieren un alto mantenimiento ni secado constante, a diferencia de las impresiones offset. Uno puede darle un uso constante sin temer que los cartuchos o el papel se traben, una mejora que hace unos años hubiera hecho falta. No es completamente infalible, lo que justifica su bajo precio en general, pero sí es confiable y duradera.

En cuanto a la tecnología, la impresora a tinta es muy amigable para utilizar, incluso para los más jóvenes en edad escolar. Aquellas impresoras de última generación no requieren discos de instalación ni descargar drivers de ninguna página web, ya que los sistemas operativos más nuevos suelen ya tener todos los que requiere por default. Es tan simple como aprovechar una impresora pequeña, conectarla a una corriente ¡y listo!

Sin embargo, hay algunos aspectos de las impresoras de inyección de tinta que pueden hacerlas menos deseables. En primer lugar, aunque son económicas en sí, los Cartuchos de tinta pueden ser bastante caros y, dependiendo de cuánto se use, puede ser un gasto muy grande a largo plazo. Además, si los cartuchos no son aprovechados y se dejan de emplear por un largo tiempo, pueden llegar a secarse y arruinarse completamente.

Otra desventaja es el rendimiento general de las impresiones, las cuales son más lentas y tienen menor precisión mientras mejor resolución se les exija. Esto puede ser un verdadero problema en los casos en los que se debe imprimir grandes cantidades de documentos, y ni hablar si nos referimos a un momento de apuro.

Como último punto entre las desventajas, se debe tener mucho cuidado con las manchas, dado que el secado de la tinta en papel es bastante tardío, sobre todo en impresiones de imágenes o de documentos en alta resolución.

Las ventajas y desventajas sobre las impresoras láser

compra una impresora multifuncional láser

A diferencia de las que utilizan tinta, las impresoras láser utilizan una clase de polvo que se esparce sobre el papel durante la impresión y el láser procede a quemarlo en los sitios que corresponde de acuerdo al documento en cuestión. El procedimiento de impresión es muy rápido, a diferencia de las anteriores impresoras, una ventaja que permite imprimir grandes cantidades de imágenes en muy poco tiempo.

El tóner de una impresora láser, que actualmente siempre se trata de una impresora wifi, tiene una larguísima duración y excelente rendimiento, lo que las hace ideales para impresiones extensas.

Ya sea empleando Cables para impresora o una conexión wifi, las impresoras láser son usadas en oficinas en general y dentro de los trabajos que más requieren documentos, como abogacía o arquitectura. La precisión de estas impresoras no es ninguna broma, se trata de una de las más superiores en comparación a otras y, por esa razón, ganan cada vez mejores posiciones en ventas.

La gran desventaja de las impresoras láser yace casi exclusivamente en su precio, dado que sus componentes y tecnología son mucho más caros que las impresoras a tinta. Si hablamos de impresoras láser a color, el precio escala incluso todavía más. Salvo por el costo y que de tanto en tanto pueden calentarse si se les exige demasiado, no hay mucho más que recriminarle a estas magníficas máquinas.