La capacitación, una buena herramienta para la educación

Cuando hablamos de capacitación docente, hablamos de todas aquellas estrategias y procesos que buscan preparar a los potenciales profesores y a los que ya lo son, en temáticas relacionadas con el conocimiento, comportamientos, habilidades y actitudes, entre otras cosas, todas características necesarias para poder cumplir su labor de la mejor manera posible dentro del salón de clases y frente a un alumnado o comunidad escolar.

Los docentes tienen que formarse en un modelo llamado educación por extensión o “de formación permanente”, también conocida como educación a lo largo de la vida, porque es justamente eso. Hay una gran cantidad de programas y actividades que fomentan el aprendizaje teórico-práctico, que van desde cursos elaborados para estudiantes, programas sin graduación académica o cursos que apuntan a la perfección en el ambiente laboral. Es en este grupo que puede ubicarse cualquier programa de capacitación de servicio al cliente que esté apuntado a los ambientes educativos, sean estos la escuela o la universidad.

La importancia de aprender constantemente

la importancia de aprender constantemente

La capacitación permanente es algo trascendental en el sistema educativo actual, ya que, como casi cualquier otra situación profesional que podamos encontrar, siempre surgen nuevas ideas, visiones, conocimientos o procedimientos que pueden venir a contrarrestar lógicas establecidas firmemente durante años. Esas estructuras rígidas duran cada vez menos, puesto que todo el tiempo se están desafiando estos saberes y actividades, por otras nuevas.

Por eso, es importante, para toda persona que se dedica a trabajar en ambientes relacionados con la educación, desarrollar capacidades que permitan desarrollar nuevas ideas, nuevos conocimientos y nuevas críticas, todo lo que sea capaz de aplicarse a la vida productiva del ambiente educativo. Incorporar la educación como proceso continuo es una de las mejores herramientas que puede poseer un educador (o futuro educador) para poder ganar autoconfianza, que le servirá para poder desenvolverse de la mejor manera a futuro.

¿Qué es la capacitación?

De la misma manera que un programa de capacitación servicio al cliente puede beneficiar al desarrollo de mejores relaciones interpersonales en empresas y beneficiar al desarrollo de capacidades y destrezas buscadas por la empresa en sí, la capacitación, desde el punto de vista educativo, busca que los profesores puedan estar lo mejor adaptados a los cambios, cada vez más rápidos, que provocan el desarrollo tecnológico.

No hay ningún tipo de capacitación docente que pueda preparar al educador, sin ninguna modificación de por medio, para mantener una carrera de, entre 30 o 40 años. Ahí es donde surge la posibilidad del desarrollo profesional continuo, para mejorar conocimientos y mantenerse actualizados.

Momentos en donde se vuelve necesario analizar el participar de una capacitación

participar de una capacitación

Siempre pueden generarse diversas alertas a las que deberás prestar especial atención, algunas de ellas pueden venir desde la necesidad de renovación de métodos o por cambios externos que pueden afectarte.

  • Desconocimiento: como hemos mencionado anteriormente, la adaptación es un proceso constante, y no todos podemos tener la misma capacidad de adaptabilidad a los cambios, que, como ya hemos mencionado, son constantes y cada vez en menos tiempo. Es necesario, en este caso, establecer un proceso formativo para brindar conocimientos fundamentales de esos nuevos procedimientos.
  • También puede ser que la variación provenga de modificaciones legales, relacionadas con estatutos docentes, responsabilidades profesionales y otras cosas que el profesor tiene derecho a conocer que están relacionadas con su trabajo. Ante cada variante legal, el sistema educativo debería tener la obligación de comunicar a cada uno de los educadores sobre los mismos. Los programas de capacitación, en este caso, pueden servir para guiar a los profesores ante cualquier eventual cambio legal al que deba prestar atención.
  • Los objetivos personales de cada educador, deberían alinearse lo mejor posible con los objetivos institucionales que tiene el sistema educativo, por lo que deberán identificarse estos puntos en común, potenciar el talento humano y generar un equilibrio entre ambas cosas. Además, siempre hay que tener en cuenta que la capacitación para docentes apunta a que el docente tenga más y nuevas herramientas para sincronizar sus conocimientos con metas que la actualidad obliga a cumplir.

Características que tiene el entorno educativo, escolar y universitario

Lo primero que debemos tener en cuenta al hablar de este punto es que el plano actual es uno que tiene muchas instancias de competencia y exigencia para el educador, ya que, a la ya mencionada rapidez de los cambios tecnológicos y a la velocidad de la innovación, tenemos que agregar que la competitividad para no quedar rezagado en conocimientos es feroz, las estructuras de organización de trabajo son muy rígidas y los mercados del mundo ofrecen variantes pensando en entornos globalizados.

entorno educativo de calidad

Esto obliga a la constante necesidad de generar cambios que aseguren la competitividad, y aquí se inscribe el formar a los profesionales que trabajarán en el sistema educativo. ¿Y de qué manera podemos asegurar que se genere ese cambio necesario en la formación? Por medio del factor humano. Todo sistema que busque avanzar, deberá contar con los profesionales mejor capacitados y más adaptados a las modificaciones posibles que puedan realizarse a futuro.

Ventajas que puede traer adquirir nuevos conocimientos gracias a la capacitación

  • Aumento de los ingresos: posibilidades de ascender en la carrera profesional, que traerán mejoras económicas.
  • Conocer nuevos modelos educativos que surgen en la actualidad, para poder anexarlos a los conocimientos propios.
  • Poder generar nuevos contactos con personas en situaciones similares, al interactuar con profesionales que también participen de estas capacitaciones.
  • Adquisición, actualización o resignificación de conocimientos, que busquen una mejora en la producción educativa y en la eficacia de los modelos de enseñanza.
  • Aumento de la motivación, más satisfacción a la hora de trabajar y desarrollo de la autoconfianza, la moral del educador es un factor clave a la hora de cimentar los caminos de la educación del futuro. Los reconocimientos y las satisfacciones que el educador puede recibir por el buen desarrollo de su función siempre serán una invitación a seguir por el camino del aprendizaje permanente.