¿Qué son los escalofríos, los bostezos, la risa, el llanto y el hipo?

430851 En este episodio, vamos a explorar las reacciones curiosas de nuestro cuerpo, como los escalofríos, los bostezos y otras respuestas intrigantes. ¿Sabías que diferentes animales también lloran? Sin embargo, solo nosotros, los humanos, lo hacemos de manera visible. Existen tres tipos de lágrimas: las basales, que mantienen nuestras córneas lubricadas las reflejas, que protegen nuestros ojos de irritaciones y las emocionales, únicas en los humanos, que contienen agua, aceite y una sustancia llamada musina. Estas lágrimas liberan hormonas como la corticotropina y las encefalinas, que nos ayudan a reducir el estrés y mejorar nuestro ánimo.

En este episodio, vamos a explorar las reacciones curiosas de nuestro cuerpo, como los escalofríos, los bostezos y otras respuestas intrigantes. ¿Sabías que diferentes animales también lloran? Sin embargo, solo nosotros, los humanos, lo hacemos de manera visible. Existen tres tipos de lágrimas: las basales, que mantienen nuestras córneas lubricadas las reflejas, que protegen nuestros ojos de irritaciones y las emocionales, únicas en los humanos, que contienen agua, aceite y una sustancia llamada musina. Estas lágrimas liberan hormonas como la corticotropina y las encefalinas, que nos ayudan a reducir el estrés y mejorar nuestro ánimo.

Pasando al tema de los bostezos

Todas las criaturas vertebradas, desde serpientes hasta lagartos, bostezan de forma espontánea. Aunque sigue siendo un misterio para los científicos, se cree que el bostezo ayuda a eliminar el dióxido de carbono acumulado en nuestros cuerpos y a llenarnos de oxígeno. Además, se ha sugerido que el bostezo también ayuda a enfriar nuestro cerebro, evitando un posible sobrecalentamiento.

Lo más curioso del bostezo es su carácter contagioso. Investigaciones indican que ver a otros bostezar, especialmente si son nuestros seres queridos, nos provoca la misma reacción. Los científicos creen que esto puede ser un indicador de empatía y una forma de conexión social.

El hipo

Es una contracción repentina del diafragma, el músculo que controla nuestra respiración. Esto provoca un rápido inhalar de aire y el cierre repentino de nuestras cuerdas vocales, lo que produce ese sonido característico. El hipo puede ser causado por comer o beber demasiado rápido, así como por estados emocionales alterados. Se cree que esta reacción es heredada de nuestros antepasados mamíferos y que puede haber sido útil para sincronizar la succión de leche con la respiración en bebés.

2147641346 En este episodio, vamos a explorar las reacciones curiosas de nuestro cuerpo, como los escalofríos, los bostezos y otras respuestas intrigantes. ¿Sabías que diferentes animales también lloran? Sin embargo, solo nosotros, los humanos, lo hacemos de manera visible. Existen tres tipos de lágrimas: las basales, que mantienen nuestras córneas lubricadas las reflejas, que protegen nuestros ojos de irritaciones y las emocionales, únicas en los humanos, que contienen agua, aceite y una sustancia llamada musina. Estas lágrimas liberan hormonas como la corticotropina y las encefalinas, que nos ayudan a reducir el estrés y mejorar nuestro ánimo.

Hablando de la risa

Esta es una reacción compleja que ha sido objeto de estudio en diversos libros. Se ha propuesto que reímos cuando un nuevo dato nos hace reinterpretar toda la información recibida previamente de manera sorprendente. También se ha sugerido que la risa surge cuando vemos que algo aparentemente peligroso resulta inofensivo. La risa libera endorfinas en nuestro cerebro, reduciendo el dolor y mejorando nuestra circulación sanguínea, así como la producción de anticuerpos.

Además, existe una combinación curiosa de reacciones, reír hasta llorar

Sentir escalofríos es esa extraña sensación en la que nuestra piel se pone «de gallina» cuando tenemos frío o experimentamos una fuerte emoción. Esto se debe a un reflejo pilomotor en nuestro cuerpo. Cada pelo en nuestra piel se encuentra conectado a un músculo llamado músculo piloerector, el más pequeño de nuestro cuerpo. Este músculo reacciona automáticamente ante la adrenalina liberada en momentos de susto o emoción, erizando nuestros vellos y permitiendo a otros animales conservar mejor el calor o intimidar a los depredadores.