10 monstruos marinos reales

Este artículo es presentado por Papirolas, el festival creativo para niños y jóvenes, y el equipo de Curiosamente se presentará ahí. Papirolas será en Guadalajara del 4 al 8 de octubre. Más información al final del artículo.

El misterioso mundo del océano

El 70% de nuestro planeta está cubierto por océanos y eso quiere decir que desconocemos lo que hay en la mayor parte de nuestro propio planeta. Claro que el suelo marino ha sido mapeado, pero hasta ahora solo podemos ver a grandes rasgos lo que hay abajo. Además, hay que considerar que el océano puede ser muy profundo.

Fue hasta el 2009 que el sumergible Nereus bajó casi hasta el fondo del punto más profundo de la fosa de las Marianas, a 10,902 m de profundidad. Por su inmensidad, el 95% del océano no ha sido explorado y esconde muchos misterios, entre ellos toda la vida que hay ahí.

Monstruos marinos reales

Curioso pez rana

Entre los 3 y los 75 m de profundidad, este curioso pececito parece la versión marina de la rana que se va a convertir en príncipe. Listo para dar un beso con sus labios rojos, Ogc Calus Darwini vive alrededor de las Islas Galápagos y es muy particular porque no le gusta mucho nadar. Sus aletas pectoral, anal y pélvica están más adaptadas para caminar por el suelo marino.

El pez más feo del mundo

También bastante cerca de la superficie, está el pez más feo del mundo. Bueno, perdón, quién somos nosotros para juzgar. Posiblemente hayas visto que este es el pez más feo, pero resulta que este pez es bastante normal en su hábitat a 10,000 m de profundidad. Solo adquiere esa forma tan peculiar cuando al pobrecito se le saca de la presión en la que vive. No, el pez más feo del mundo es El Uranoscopus sulfureus, y no solo es feo, sino venenoso y eléctrico.

Calamar vampiro

Entre los 600 y 900 m de profundidad se encuentra un calamar que no es un pulpo, ni un calamar normal. Es el calamar vampiro (Teuthoidea Infernalis), que se parece a los calamares y es un pariente cercano de los pulpos. Tiene características propias y únicas como sus tentáculos unidos por piel y sus ventosas solo en los extremos. También cuenta con dos filamentos retráctiles llenos de pelitos que le permiten detectar su comida. Además, es bioluminiscente y puede defenderse emitiendo una nube de moco luminoso.

Pez Remo gigante

Se cree que es bastante común porque tiene un hábitat mundial, pero como vive entre los 200 y 1000 m de profundidad, sabemos poco de él. Este es el pez Remo gigante, también conocido como el rey de los arenques. Con sus 8 metros de largo y escamas relucientes como un espejo, probablemente sea el responsable de varias leyendas.

Calamar pavo real

Entre los 300 y 1000 m de profundidad, se encuentra el calamar pavo real o Taonius. Este extravagante pez tiene tentáculos que se acomodan en forma de peinado para no tapar sus ojos. Sus enormes ojos rotan en diferentes direcciones para localizar a sus presas.

Orbe morado

A 1616 m de profundidad, en el cañón submarino Arguello ubicado cerca de la costa de California, se encontró el orbe morado. Desconcertó a los científicos en 2016, ya que nadie podía decir ni siquiera a qué familia pertenecía. Hasta ahora, se le ubica en la familia Velutini, pariente del caracol de terciopelo.

Anguila devoradora

A unos 150 a 180 m de profundidad vive esta anguila, conocida como la Devouring Eel. Tiene un fotóforo rosa al final de su cola que usa como señuelo para sus presas. Además, puede llegar a medir casi 2 metros y es capaz de comer presas más grandes que ella.

Marus ocana

Entre los 200 y 2000 m encontramos a Marus ocana, un animal colonial cuyas partes son animales diferentes pero dependientes entre sí. Pueden llegar a medir hasta 3 metros. Otro ejemplo de este tipo de animales es la carabela portuguesa.

Ennies eximia

Vive a 2500 m de profundidad y parece sacado de otro planeta. Ennies eximia no tiene cara de nada conocido, pero es un pepino de mar según los expertos. Mide entre 11 y 52 cm y es bioluminiscente. ¡Una criatura verdaderamente enigmática!

Sin nombre conocido

La criatura más enigmática de nuestra lista vive hasta los 6360 m de profundidad. Parece una marioneta extraterrestre y se asemeja a un artrópodo, pero en realidad es un calamar en su forma adulta. Solo ha sido grabada unas cuantas veces, por lo que no se sabe casi nada de ella.

La inmensidad del océano

No es sorprendente lo que el océano puede engendrar. Todavía en 1841 se creía que en las profundidades del mar no había vida. Hoy sabemos que hay formas de vida pluricelulares hasta los 9000 m de profundidad y se estima que solo hemos descubierto una tercera parte de las especies que viven en nuestros océanos.